1. Beginning

La verdad es que había perdido la práctica. Con los años y su juventud también se había ido su galantería; no la necesitaba ya ¿o sí? Hacía cuarenta años, bueno, treinta y nueve, que la tenía a su lado. Era graciosa y gentil, divertida y muy avispada. ¡Dios! Era tan hermosa como el primer día… ¿y él? Un viejo costal de huesos. Era algo imperdonable. Pero en su próximo aniversario él le demostraría su valía por medio de las palabras que comenzaban a brotar de sus temblorosas manos. Era uno de esos “nuevos comienzos”. Porque nunca era tarde ¿o sí?

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: