2. Accusation

Juro que nunca pensé que era capaz de causar tanto daño. Incluso ahora no sé exactamente qué fue lo que hice, sólo sé que fue algo terrible. O esa fue la impresión que tuve después de ver su rostro desfigurado con aquella mueca, sus brazos crispados, su respiración cortada y, sobre todo, sus ojos llenos de lágrimas. Pero esos ojos no eran lastimeros, sino que parecían querer atravesarme; querían partirme por la mitad a fuerza de mirarme; querían que toda su rabia me cayera encima como una maldición. Me acusaban de algo, pero no logro comprender de qué. ¿Qué hice?

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: