“Ridículo”

Allí estaba esta chica, sentada en un rincón donde los rayos del sol no la alcanzaban, leyendo un libro, un libro distinto al de la última vez. Parece que siempre llega a sentarse allí. Se ve como si no se diera cuenta del mundo a su alrededor, como si se hubiera metido al mundo que le describe ese libro.

Pero la realidad es otra, sus pies se mueven constantemente, sus ojos lanzan rápidas miradas a los que llegan y luego regresan al libro, su respiración es rápida, su corazón late fuerte y dentro de sí, se hace una y otra vez las mismas preguntas nerviosas.

“¿Vendrá?” “¿Y si no?” “¿Qué tal si está ocupado?” “¿Y si ya no viene?” “¿Y si…”

Eso es lo que pasa en realidad, pero también hace un esfuerzo por concentrarse en la historia que tiene en sus manos.

De un momento a otro todo esto se corta repentinamente.

Un chico llega apresurado y la saluda con una sonrisa tan dulce, tan brillante, que la chica no puede hacer más que mirarlo con ojos enormes y una sonrisa algo boba. Podría jurar que su corazón se detuvo un instante cuando eso pasó.

El chico se sienta a su lado y comienza a hablar con esa misma sonrisa. La chica abraza sus rodillas y se limita a asentir amablemente, aún se percibe esa sonrisa tonta en su rostro y sus ojos no se despegan de los de él. Es como si cada movimiento, cada expresión que hiciera el chico fuera fascinante, como si ella estuviera observando un evento de esos que no se repiten en siglos.

Y a decir verdad, ellos no se habían visto hace tiempo, pero de ninguna manera fueron siglos, ni siquiera meses, y aún así, su encuentro fue algo casi milagroso. O eso fue lo que me hizo pensar la expresión de la chica, cuando el chico se fue.

Ella volvió a su libro, ahora con el alma tranquila, pero su rostro tenía una sonrisa que no había visto en un tiempo, no era esa sonrisa boba de hacía un momento, era otra, no lo sé… ¿como la de alguien a quien se le cumple un sueño? No… incluso parecía que seguía soñando.

Parecía que había sido conmovida hasta lo más profundo… incluso un par de lágrimas se le escaparon.

¿Qué fue eso?

Me limitaré a llamarle algo-ridículo.

Anuncios
  1. #1 por Aruheri el marzo 27, 2011 - 11:09 pm

    ;_________;
    Esos momentos, esos gestos, todo lo vale ;__; así sea ridículo, de alguna forma… es lo que nos hace sentir vivos o que aprovechamos el día…

  1. how to win at the casino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: