Empty

Un día conocí a una chica. No era alguien que llamara la atención, a decir verdad era bastante normal. No podría decir que era bonita, pero tampoco fea, ni muy alta, ni muy baja, ni gorda ni flaca. Probablemente nunca la notarías entre una multitud. Quizá nunca hablarías con ella. Podría ser que ni de su existencia te enteraras y el mundo seguiría girando y tu vida seguiría su camino.

Pero en ese momento, por alguna razón, yo la vi. Estaba sola, igual que yo. Intercambiamos algunas palabras y decidimos acompañarnos. Ella hablaba… hablaba mucho. Yo escuchaba y reía… no sé por qué, pero reía. Ella decía cosas interesantes, aunque yo no estaba de acuerdo con sus concluciones, aún así, disfrutaba de su narración. No fue un gran misterio escondido en su interior lo que yo descubrí. No fue necesario descubrirlo, ella lo dijo todo.

Yo no siento nada.

Y yo lo sentía todo.

No puedo apreciar a las personas, las odio, ni siquiera puedo formar vínculos con ellas.

Y yo las observaba a diario pensando que era criaturas magníficas, y se habían vuelto indispensables para mí.

Yo sólo entregaría mi vida a mi familia, a mi sangre.

Y para mí la sangre era lo de menos.

No puedo confiar en cualquiera.

Y yo tontamente iba y creía en quien fuera.

Pero ¿sabes? Me gustaría sentir… experimentar… confiar ciegamente en alguien… ¡quisiera enamorarme!

Enamorarme y que me rompieran el corazón… sólo por el hecho de saber cómo es.

Con gusto te regalaría los pedazos del mío a cambio del tuyo.

Porque yo sólo sé lo que los demás dicen.


La gente iba y venía por el andén. Los trenes llegaban llenos y se abarrotaban aun más al irse. El reloj que estaba en medio de la estación indicaba que era tarde. Por un momento sentí que todo se había detenido. Por alguna razón mis ojos estaban húmedos. Por un momento escuché silencio entre el murmullo general. Mirábamos fijamente al frente y era todo.

Era hora de irse. Nos levantamos. Ella caminó hacia un lado y yo hacia el otro. Subimos cada una a un tren y estos continuaron con sus rutas opuestas.

Anuncios
  1. #1 por Aruheri el septiembre 23, 2010 - 10:44 am

    *se cuelga de un puente* (?)
    XD
    Pero me gustó en la forma en cómo está escrito :3
    *me se va a buscar una soga*
    x’D

    • #2 por Aruheri el septiembre 23, 2010 - 10:51 am

      No sé por qué pero esto me recordó a la frase que dice… “Uno no se enamoró nunca, y ése fue su infierno. Otro, sí, y ésa fue su condena.” Robert Burton

      • #3 por pmokona el septiembre 23, 2010 - 11:01 am

        Cierto *wow*

        Te iba a decir que no te colgaras pero… ahora compárteme de tu soga (?) xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: