Nobody can take away from your pain…

Tus palabras hacen que mi corazón se acelere, porque yo nunca podré decirlas como tú lo haces.

Susurrame algo que me vuelva invencible. Necesito tu voz ahora mismo. Te necesito a tí. Porque sólo así podré derrotarlos a todos…

¿No se dan cuenta de que sólo soy un perrito faldero? Un patético cachorro que no sabe comportarse en la manada. Porque si ustedes están allí me siento como el general de un ejército. Sin ustedes no soy nada, sin ustedes lo soy todo… porque al final sólo los veré tomando aquellos senderos por los que yo no podré andar.

Todo está planeado para que sea accidental. Vamos, has conmigo lo que te plazca, que a mí me bastará con saber que esos ojos brillaban por mi causa y tú no te preocuparás de nada porque será un sueño. Al despertar yo no estaré allí y tú no recordarás nada. Tan bajo me haría caer esa cálida sonrisa que me diriges sin dudar. Es un poco cruel ¿sabes?

Algo se rompió de camino hasta aquí. No sé qué fue, en qué momento ni el porqué, sólo me di cuenta de que ya no funcionaba. Me pregunto si alguien más lo notó. Pero nadie se dedica a reparar esas cosas ¿o sí? Aunque ruegue por ello… porque nunca nadie atiende a los ruegos. Por eso tú no ruegas por nada.

¿Quieres mostrarme lo que tú ves? Adelante, te seguiré. Pero no esperes que yo vea lo mismo… porque para mí, tu paisaje es un sinsentido como lo es el mío para ti. No te culpes, no sirve de nada. Levantate y has algo. Porque el sólo darte cuenta de que fue tu error no concluye con la tarea. Vamos, levantate ya… ¿no te das cuentas de que estás siendo lo que más odias?

Esas sonrisas, esas miradas, todo en ellos me enferma. Porque a veces ignorar ya no es suficiente… por eso… por eso es que me enfrentaré a ellos, pero dudo salir con vida. ¿Me ayudarás? Porque tal vez uno no baste… pero si son dos… puede que haya una diferencia.

Y siendo como aquél vampiro, decidiste volar bajo el sol cual Ícaro… y tu vida no tardó en extinguirse. Pero tu atrevimiento en una canción quedó plasmado. ¿Valió la pena?

De cualquier manera terminaste dándote cuenta de que “nadie podía salvar ni una parte de ti”.

Ya estás listo… ahora ve y si tienes dudas mira arriba y preguntale a la luna. A veces se le ocurren cosas buenas…

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: