Mariano José Larra – Las palabras

Las palabras

No sé quién ha dicho que el hombre es naturalmente malo: ¡grande picardía por cierto! Nunca hemos pensado nosotros así. El hombre es un infeliz, por más que digan; un poco fiero, algo travieso, eso sí; pero en cuanto a lo demás, si ha de juzgarse de la índole del animal por los signos exteriores, si de los resultados ha de deducirse alguna consecuencia, quisiera yo que Aristóteles y Plinio, Buffon y Valmont de Bomare, me dijesen qué animal, por animal que sea, habla y escucha. He aquí precisamente la razón de la superioridad del hombre, me dirá un naturalista: y he aquí precisamente la de su inferioridad, según pienso yo, que tengo más de natural que de naturalista. Presente usted a un león devorado del hambre (cualidad única en que puede compararse el hombre al león), preséntele usted un carnero, y verá usted precipitarse a la fiera sobre la inocente presa con aquella oportunidad, aquella fuerza, aquella seguridad que requiere una necesidad positiva, que está por satisfacer. Preséntele usted al lado un artículo de un periódico el más lindamente escrito y redactado, háblele usted de felicidad, de orden, de bienestar, y apártese usted algún tanto; no sea que si lo entiende le pruebe su garra que su única felicidad consiste en comérsele a usted. El tigre necesita devorar al gamo, pero seguramente que el gamo no espera a oír sus razones. Todo es positivo y racional en el animal privado de la razón. La hembra no engaña al macho y viceversa; porque como no hablan, se entienden. El fuerte no engaña al débil por la misma razón: a la simple vista huye el segundo del primero, éste es el orden, el único orden posible.

Désele el uso de la palabra: en primer lugar necesitarán una academia para que se atribuya el derecho de decirles que tal o cual vocablo no debe significar lo que ellos quieren, sino cualquier otra cosa; necesitarán sabios por consiguiente que se ocupen toda una larga vida en hablar de cómo se ha de hablar; necesitarán escritores, que hagan macitos de papeles encuadernados, que llamarán libros, para decir sus opiniones a los demás, a quienes creen que importan; el león más fuerte subirá a un árbol y convencerá a la más débil alimaña de que no ha sido criada para ir y venir y vivir a su albedrío, sino para obedecerle a él; y no será lo peor que el león lo diga, sino que lo crea la alimaña. Pondrán nombre a las cosas, y llamando a una robo, a otra mentira, a otra asesinato, conseguirán, no evitarlas, sino llenar de delincuentes los bosques. Crearán la vanidad y el amor propio; el noble bruto que dormía las veinticuatro horas del día, se desvelará ante la fantasma de una distinción; y al hermano a quien sólo mataba para comer, matarle después por una cinta blanca o encarnada. Deles usted, en fin, el uso de la palabra y mentirán: la hembra al macho por amor, el grande al chico por ambición; el igual al igual por rivalidad; el pobre al rico por miedo y por envidia: querrán gobierno como cosa indispensable, y en la clase de él estarán de acuerdo, ¡vive Dios! éstos se dejarán degollar porque los mande uno solo, afición que nunca he podido entender; aquéllos querrán mandar a uno solo, lo cual no me parece un gran triunfo; aquí querrán mandar todos, lo cual ya entiendo perfectamente; allí serán los animales nobles de alta cuna, quiere decir… (o mejor, no sé lo que quiere decir) los que manden a los de baja cuna: allá no habrá diferencia de cunas… ¡Qué confusión! ¡Qué laberinto! Laberinto que prueba que en el mundo existe una verdad, una cosa positiva, que es la única justa y buena, que ésa la reconocen todos y conviven en ella: de eso proviene no haber diferencias.

En conclusión, los animales, como no tienen el uso de la razón ni de la palabra no necesitan que les diga un orador cómo han de ser felices, no pueden engañar ni ser engañados; no creen ni son creídos. El hombre, por el contrario, el hombre habla y escucha: el hombre cree, y no así como quiera, sino que cree todo. ¡Qué índole!

El hombre cree en la mujer, cree en la opinión, cree en la felicidad… ¿Qué sé yo lo que cree el hombre? Hasta en la verdad cree. -Dígale usted que tiene talento. ¡Cierto!, exclama en su interior -Dígale usted que es el primer ser del universo. -Seguro, contesta. -Dígale usted que le quiere. -Gracias, responde de buena fe. -¿Quiere usted llevarle a la muerte? Trueque usted la palabra, y dígale: te llevo a la gloria: irá. -¿Quiere usted mandarle? Dígale usted sencillamente: yo debo mandarte. -Es indudable, contestará.

He aquí todo el arte de manejar a los hombres. ¿Y es malo el hombre? ¿Qué manada de lobos se contenta con un manifiesto? Carne pedirán, y no palabras. “El hambre, oh lobos, decidles, se ha acabado: ahogado el mounstro para siempre… -Mentira, gritarán los lobos…; al redil, al redil, el hambre se quita con cordero…” “La hidra de la discordia, oh ciudadanos, dice por el contrario un periódico a los hombres, yace derribada con mano fuerte; el orden, de hoy más, será la base del edificio social; ya asoma la aurora de justicia por qué sé yo que horizonte: el iris de paz (que no significa paz) luce después de la tormenta (que no se ha acabado); de hoy más la legalidad (que es la cuadratura del círculo) será el fundamento del procomún…, etcétera. ¿Ha dicho usted hidra de la discordia, justicia, procomún, horizonte, iris y legalidad? Vea en seguida a los pueblos palmotear, hacer versos, levantar arcos, poner inscripciones.”

–¡Maravilloso dón de la palabra! ¡Fácil felicidad! Después de un breve diccionario de palabras de época tómese usted el tiempo que quiera: con sólo decir mañana de cuando en cuando y echarles palabras todos los días, como echaba Eneas la torta al Cancerbero, duerma usted tranquilo sobre sus laureles.

Tal es la historia de todos los pueblos, tal la historia del hombre…, palabras todo, ruido, confusión: positivo, nada. ¡Bienaventurados los que no hablan, porque ellos entienden!

(Larra, Mariano José, en Obras completas.)

Venía en uno de mis libros de lengua española y me entretuve un rato leyéndolo.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: